Turisteando GTO. en San Luis de la Paz

El nombre del municipio posiblemente se le dio por Nicolás de San Luis Montañés colonizador de la región y el término Paz en alusión al tratado que realizaron colonizadores y chichimecas, aproximadamente en el año de 1592.
Artesanias: Se elaboran cobijas de lana con entretejido de figuras artísticas hachas a mano, jorongos, ruanas y capas, chambritas, suéter y otras prendas de vestir, en tejido de acrilán. En la comunidad de Pozos existen artesanos que fabrican artículos de latón y vidrio, así como instrumentos musicales autóctonos como teponaxtles, flautas, vihuelas, requintos y bellos trabajos de carpintería.
Gastronomía: El municipio tiene una gran variedad de alimentos propios de la región, entre los platillos populares podemos mencionar el mole, la barbacoa y las carnitas.
Dulces: Trompadas (Dulce típico que se elabora a base de miel de piloncillo, la cual se trabaja para preparar bolitas que se rellenan de cacahuate molido), pepitorias (elaborados a partir de distintas variedades de semillas o nueces como cacahuate, ajonjolí y piñón, aunque las originales son las que se elaboran con pepita de calabaza. Éstas se mezclan con una miel que se obtiene calentando panela o piloncillo y, una vez que se enfría el preparado, se elaboran en formas de círculos, cuadros o en bolitas. Pueden ser de un solo ingrediente o incluir varias semillas) muéganos, cubiertos de biznaga, calabaza y charamuscas.
Bebidas: Colonche, bebida de jugo de tuna fermentado.

Mineral de Pozos: fue un importante pueblo minero durante el Porfiriato; sin embargo, se dice que fue abandonado por sus habitantes en dos ocasiones, lo que lo dota de su misterioso carácter de pueblo fantasma.
En medio del semidesierto, con un paisaje cubierto de mezquites, se levanta Pozos con su historia minera que se ha convertido en el emblema de este acogedor poblado, todo el que ve sus ruinas se llena de asombro. Es un pueblo que revive como el ave legendaria pues este encantador lugar ha vuelto a renacer después de haber sido abandonado por su población en dos ocasiones a lo largo de su historia.
En el Jardín Juárez podrás sentarte a descansar un rato mientras admiras las hermosas casonas en sus alrededores, no podrás evitar enamorarte de nuevo de las cosas sencillas.
Recorre las afueras del pueblo y conoce los vestigios de antiguas minas y haciendas. Transpórtate en el tiempo a épocas antiguas permitiendo que sus caminos y paisajes te cuenten sus propias historias y leyendas. Convive con los descendientes de los antiguos mineros, quienes regresaron a este pueblo mágico a la vida rescatando las viejas casonas, plazas y callejones.


Hay que beber colonche, el fruto fermentado de una chumbera roja, probar escamoles, las deliciosas larvas de hormiga, y, en temporada, los sabrosos gusanos del maguey.
El corazón extremo de Guanajuato y México vive entre las paredes del cañón Paso de Vaqueros. Un oasis enclavado en el municipio de San Luis de la Paz. El cañón cuenta con una geografía única que invita a conocerla en la intimidad de su enorme naturaleza. A través de rappel, escalada, campismo y cañonismo, se puede contemplar esta joya natural del estado.


Paso de Vaqueros cuenta con una delicada colección de bellezas naturales que dan color y diversidad a este sitio. Sus cascadas se unen con el río Panuco en el sitio conocido como “El Nacimiento”.
El recorrido a través de este impresionante gigante de roca se comienza al caer en las cristalinas aguas de la primera fosa. El viaje continúa en una segunda poza donde el rappel toma parte para llegar hasta un enorme tobogán de piedra volcánica.
Los huecos entre las rocas forman escaleras donde los aventureros escalan para llegar a una nueva cascada. Esta es de 30 metros de altura y se desciende haciendo rappel mientras el agua empuja tu valentía al fondo. Finalmente una cascada de 75 metros de altura pone punto final a esta excitante aventura.
Espacio de múltiples actividades
La fuerza del viento y la adrenalina del cuerpo absorben la llovizna de la cascada al momento de bajar por la pendiente. La presa de Paso de Vaqueros complementa el cuerpo de esta joya guanajuatense donde los visitantes pueden contemplar a través de una lancha. El lugar cuenta también con espacios abiertos para descansar, caminar, hacer ciclismo, entre otras actividades.
La zona ofrece también interminables y apacibles senderos donde se puede realizar un picnic a la sombra de los cipreses. Asimismo podrás practicar la pesca y descansar apaciblemente gracias a su inmensa tranquilidad. Paso de Vaqueros es un sitio donde se respira el aire extremo y se pueden realizar actividades donde la belleza natural te llevará al límite.

Author: Editor2 deeditor2
Tags